*

Jueves, 29 de Septiembre de 2016     |     Tlaxcala.
Suscríbete

Encuesta







Nación & Mundo

Si ese PRI digno tomase su imagen en serio, cómo procedería con el gobernador que empezó su administración diciendo: “no tengo madre, padre… ni partido” La causa de la expulsión de Javier Duarte de Ochoa de su partido el PRI debería ser el grave daño a los veracruzanos y a su patrimonio, no por afectar la imagen de un tricolor, al que con Peña Nieto en el timón se le ha hecho bolas el barniz.